Prueba de concepto: ¿qué es y cómo la planteamos en Mapex?

¿Sabes qué es una prueba de concepto? A continuación, te explicamos en qué consiste esta implementación a muy pequeña escala y qué metodología seguimos en Mapex para llevarla a cabo con nuestro sistema MES.

En el sector B2B es muy habitual que, antes de iniciar el proyecto piloto e implementar y desplegar el software, los proveedores tecnológicos ofrezcan una prueba de concepto (PoC) a sus clientes.

En algunas ocasiones, son las empresas contratantes las que exigen este servicio, con el objetivo de testear y ver en sus propias instalaciones las principales funcionalidades de la solución y, de esta manera, tomar una decisión mucho más informada.

¿Qué es una prueba de concepto y cuáles son sus principales beneficios?

A grandes rasgos, una prueba de concepto tiene como propósito estudiar la viabilidad de un producto/método/idea. Es una forma de demostrar que el producto/método/idea funcionará en la práctica para que las partes interesadas se sientan con confianza y avancen con el proyecto.

Las pruebas de concepto:

  • Permiten realizar las primeras pruebas de campo y obtener feedback real de los usuarios.
  • Brindan a los responsables de la toma de decisiones información valiosa sobre las ventajas del software.
  • Son muy útiles para saber si la solución es técnicamente factible y si cumple con los requisitos y expectativas de los clientes potenciales.

¿Cómo planteamos las pruebas de concepto en Mapex?

En Mapex, pensamos que las pruebas de concepto son un muy buen recurso para que nuestros futuros clientes puedan ver, en sólo cuatro semanas, el potencial de nuestra plataforma MES.

Nuestra manera de enfocar este tipo de pequeñas implementaciones es, en un principio, acordar y acotar el alcance de la prueba (qué queremos ver y por qué). Este suele ser muy genérico, sin ahondar en funcionalidades específicas de la solución MES, para que las empresas sean capaces de obtener una visión general del software y sus beneficios en muy poco tiempo.

Otra de las características de las pruebas de concepto que hacemos en Mapex es que son muy personalizadas. Nosotros lideramos este servicio y colaboramos con las compañías en el proceso de identificar qué datos y KPIs necesitan para empezar a solucionar algunos de sus principales pains.

Nuestra metodología, paso a paso

1) Identificamos en qué equipo/s se implementará la prueba de concepto (un máximo de tres).

2) Entregamos al cliente un terminal con todo el entorno de Mapex configurado.

3) Buscamos dos señales (normalmente, una de contador de piezas o de tiempo de ciclo, y otra de marcha/paro) y entregamos al cliente un PLC para que las conecte. Gracias a esto y de forma automática, el sistema empezará a capturar información directamente de los equipos en tiempo real y de manera 100% fiable.

4) Ofrecemos la posibilidad de realizar un paralelo durante un tiempo limitado para que el cliente vea las ventajas de utilizar Mapex: por un lado, cargan sus OFs y trabajan con el software MES y, por el otro, siguen realizando su operativa diaria de la manera habitual, con documentos en papel y hojas de cálculo.

5) Estas pruebas de concepto sirven, especialmente, para que las empresas comprueben la gran utilidad de nuestro software a la hora de ayudarles a capturar, analizar y explotar datos. Es por eso que, como último paso, con la información que hemos registrado, le comunicamos al cliente algunas de las oportunidades de mejora que tiene por delante.

Como recomendación final, para que la prueba de concepto tenga éxito, es muy importante dedicarle los recursos necesarios y que cuente tanto con la participación del responsable de Producción u Operaciones como con la colaboración del responsable de IT. 

Para más información sobre las pruebas de concepto que llevamos a cabo en Mapex, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario o enviando un correo electrónico a sales@mapex.io.

Más artículos