No conformidades de calidad: qué son y cómo acabar con ellas

Las no conformidades de calidad juegan un papel muy relevante en el día a día de una empresa industrial. Si no se gestionan correctamente, son una fuente importante de pérdida de eficiencia y productividad, y frenan la mejora continua de las organizaciones. En este artículo te explicamos en qué consiste esta problemática y cómo puedes ponerle fin.

¿Qué es una no conformidad?

Una no conformidad es un evento inesperado que surge durante el proceso de fabricación y que afecta de forma negativa la calidad final del producto. Según la norma ISO 9000:2005, la aparición de este fenómeno está ligada al incumplimiento de un requisito preestablecido en el sistema de gestión de calidad de la empresa.

Dicho esto, una no conformidad puede tener un origen externo o interno. En el primer caso, normalmente se produce por el incumplimiento de regulaciones o certificaciones externas como la ISO o por omitir los requerimientos de un proveedor. En el segundo caso, el problema está relacionado con el incumplimiento de procedimientos o requisitos impuestos de manera voluntaria por la propia compañía.

Por otro lado, las no conformidades pueden ser mayores, cuando se vulnera la integridad del sistema de gestión, o menores, si se trata de desviaciones mínimas que no afectan en gran medida a la eficiencia e integridad del sistema de gestión de la compañía. 

Además, también podemos distinguir entre no conformidades reales y potenciales. Si son reales, disponemos de una evidencia objetiva del incumplimiento y podemos aplicar una acción correctiva. Cuando son potenciales, contamos con indicios que nos ayudan a desarrollar acciones preventivas y a impedir la aparición de problemas a corto o medio plazo.  

La gestión de no conformidades según norma ISO 9001

Como hemos visto, las no conformidades pueden ser mayores o menores, y reales o potenciales. Pero la clasificación es más amplia. La gestión de estos eventos puede  estar vinculada con alguna de las normas ISO que existen actualmente, siendo la ISO 9001 una de las más habituales.

La norma ISO 9001:2015 es un método de gestión de calidad reconocido en todo el mundo e implementado por muchas empresas industriales para mejorar de manera continua sus procesos, impulsar la calidad de su producción, ser más eficientes y competitivas, y aumentar la satisfacción de sus clientes.   

Dentro de un sistema de gestión ISO 9001 las no conformidades más frecuentes se deben al incumplimiento de los requisitos técnicos de los productos (características, materiales, funcionamiento, etc.) o de los procesos (retraso en los plazos de entrega, errores en las cantidades, fallos humanos por falta de capacitación, uso inadecuado de los equipos, etc.).

El impacto negativo de las no conformidades en una empresa industrial

Las no conformidades pueden convertirse en una auténtica pesadilla para aquellas empresas industriales que no son capaces de gestionarlas correctamente. Su impacto en la calidad final de los productos trae consigo otras consecuencias negativas, como la pérdida de eficiencia, productividad y reputación de la compañía. 

Con todo, la detección a tiempo de una no conformidad debería considerarse como una oportunidad de mejora. Si la organización cuenta con un protocolo de actuación eficaz ante estas situaciones, puede sacar provecho de las no conformidades y utilizarlas en su propio beneficio.

A continuación, detallamos los pasos a seguir en el tratamiento de las no conformidades para que cualquier empresa sea capaz de analizar la raíz del problema, buscar una solución y evitar que se vuelvan a producir en el futuro.

¿Cómo debemos actuar ante las no conformidades de calidad?

Para convertirlas en oportunidades de mejora y eliminarlas del mapa de manera definitiva, las compañías deben establecer una metodología para el tratamiento de las no conformidades basada en los siguientes cinco pasos.

1. Detección de la no conformidad

Cualquier stakeholder de la organización (clientes, personal interno, proveedores, auditores externos o administración pública) puede detectar una no conformidad. Cuando esto sucede, ya sea durante auditorías internas o externas, controles de calidad o análisis de quejas o reclamaciones de los consumidores, es importante que la no conformidad se notifique lo antes posible.

En esta primera etapa del proceso, es clave describir bien la no conformidad y aportar datos como: la prueba que demuestra la no conformidad; el documento en el que se indica lo que se debería haber hecho y se ha incumplido; la fecha y la persona que la ha detectado, etc.

2. Corrección inmediata de la no conformidad

Tras detectar y documentar bien la no conformidad, debemos corregirla para eliminar a corto plazo la situación de incumplimiento que la ha provocado. El trabajo no acaba aquí; como no se trata de un problema puntual, sino que es probable que tienda a repetirse en más de una ocasión, será necesario eliminar también la causa raíz.

3. Detección y análisis de la causa raíz de la no conformidad

Este tercer paso es fundamental para evitar la reproducción futura de la no conformidad. A la hora de detectar y tratar la causa raíz (puede haber una o más de una), existen diferentes metodologías muy útiles como, por ejemplo, la herramienta de análisis y solución de problemas de los 5 porqués.

4. Planificación y ejecución de acciones correctivas para eliminar la causa raíz

Cuando sepas qué causa raíz se esconde detrás de la no conformidad, deberás definir una o varias acciones correctivas, las personas responsables de llevarlas a cabo y los plazos de ejecución.

5. Verificación de la eficacia de la acción correctiva

Esta última etapa es una de las más importantes, ya que servirá para saber si las acciones correctivas implementadas han sido eficaces o no. En el momento en que aparezca una situación parecida a la que generó la no conformidad, comprueba que ya no se produce esa desviación. Ten en cuenta que sólo cuando puedas verificar al 100% la eficacia de la acción correctiva, podrás dar por cerrado el problema.

Sistemas MES para atajar las no conformidades

La implementación de un sistema MES puede ayudarte a realizar un seguimiento de las no conformidades, identificarlas y agilizar la aplicación de acciones correctivas.

Gracias al módulo de Calidad de Mapex, nuestros clientes son capaces de obtener datos en tiempo real para detectar las no conformidades a tiempo y minimizar su impacto potencial. Además, disponen de información detallada y herramientas para el análisis de la causa raíz de la no conformidad.

Con nuestra solución, las compañías aumentan la agilidad con la que toman las decisiones y ejecutan las acciones correctivas; experimentan una mejora de la competitividad y del nivel de servicio al cliente; reducen los costes de no calidad, y cumplen con la estrategia de mejora continua de la empresa.

Si quieres más información sobre cómo podemos ayudarte a gestionar las no conformidades de calidad, ponte en contacto con nuestro equipo comercial y solicita una demostración.

Más artículos
Mitos sobre la implementación de un sistema MES

Mitos sobre la implementación de un sistema MES

¿Quieres implementar un sistema MES en tu fábrica, pero aún tienes dudas? A continuación, desmentimos cinco ideas equivocadas acerca de la puesta en marcha de este tipo de software industrial. Para ser más competitivas y eficientes, las empresas industriales deben...

leer más
mapex symbol

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe contenido de valor sobre sistemas MES, transformación digital e Industria 4.0.